• Daniel Carvalho

Se multiplicaron las motos en Medellín. ¿Qué hacemos?

Cada vez la ciudad tiene más motos y cada vez son más los accidentes en los que están involucradas: su crecimiento es una problemática que la ciudad todavía no enfrenta de manera integral.


¿Cuál es nuestro análisis y propuestas al respecto? Esta es mi ponencia en el Concejo de Medellín.


Es importante saber quién utiliza la moto en la ciudad de Medellín ya que a menudo que se aborda el tema de las motos, y dadas las dificultades que este crecimiento ha suscitado, uno escucha todo tipo de acusaciones que muchas veces tienen mucho de ignorancia y de clasismo.


Los principales usuarios de la moto son personas de 20 a 30 años, principalmente hombres;

además la enorme mayoría son personas que pertenecen a los estratos 2 y 3 que se ubican en los barrios de la zona norte y en las laderas, donde el transporte público presenta mayores dificultades de cobertura.


La moto se utiliza principalmente para ir a trabajar y es, después del Metro, el medio de transporte en la ciudad en el cual se recorren las mayores distancias, esto se da porque los barrios de menos recursos están al norte y los sitios de trabajo están al sur donde se encuentra toda la zona industrial y en el centro.


El crecimiento hacia las laderas dificulta la provisión del transporte público, entonces allí la moto se ha convertido en una buena alternativa y es que, frente al transporte público, esta tiene varias ventajas como que es más veloz, llega a lugares donde el bus no llega y en horas pico es más cómoda.



Pero este crecimiento desbordado del parque automotor ha traído consecuencias como:


  • Invasión al espacio público que afecta al peatón.

  • Incidencia en la calidad del aire (las motos de 2 y 4 tiempos son responsables de alrededor del 27% de las emisiones de material particulado).

  • La contaminación auditiva.

  • Alta accidentalidad, un problema de salud pública y movilidad.


¿Qué hacer frente a las motocicletas?


Para reducir el impacto ambiental, propongo:


  • Control técnico-mecánico más exigente (Caso éxito Taiwán, 2006).

  • Control ruido debe ser incluido como ítem de revisión técnico mecánica y debe ser objeto de sanción en los controles callejeros.

  • Promoción de energías alternativas (motos eléctricas).

  • Convertidores catalíticos (Caso India).

  • Incentivar el uso de bicicletas eléctricas.


Para reducir la accidentalidad:


Civilizar las calles:


  • Reducción de velocidad en vías.

  • Reducción de anchos de carriles.

  • Mejorar la infraestructura peatonal.


Cultura vial:


  • Campañas dirigidas a grupos específicos.

  • Campañas deben tener continuidad y metas a corto, mediano y largo plazo.

  • Aumentar control en emisión de licencias de conducción.

  • Articulación permanente de actores.


Además:

  • Es necesario invertir en estudios que permitan mejorar el diagnóstico del problema.

  • Es urgente planear la gestión del estacionamiento de motos.

  • Mejorar radicalmente el servicio de transporte público y lograr integración tarifaria.

Presentación del debate en el Concejo de Medellín sobre Motocicletas. Julio de 2016.

146 vistas

©2020 Comunicaciones Daniel Carvalho.