• Daniel Carvalho

Medellín tiene la necesidad de elaborar un relato de ciudad

En Medellín tenemos la necesidad de elaborar un relato de ciudad consistente, sistemático y deliberado desde la cultura ciudadana.

Los invito a ver y comentar mi ponencia en el Concejo de Medellín​ sobre este importante tema:

Cultura ciudadana: la necesidad de un relato de ciudad. Ponencia de Daniel Carvalho, concejal de Medellín. Abril de 2017.

En Medellín nos hace falta que se entienda, se practique y se ejecute la idea de la Cultura Ciudadana como alguna vez se hizo en Bogotá y que infortunadamente se dejó perder.


La cultura ciudadana es importante porque en los últimos 100 años en el planeta, la población pasó de ser mayoritariamente rural a mayoritariamente urbana. Tenemos un crecimiento acelerado, entonces ante esta realidad se hace necesario abordar el tema de cómo nos comportamos los ciudadanos dentro de este territorio urbano.


Se hace necesario revisar y volver a construir esa relación que tienen los ciudadanos entre ellos, pero también entre ellos y las instituciones, una relación que está regida por la desconfianza infortunadamente. Hacia esto es que hay que trabajar.


Es muy importante entender que la cultura ciudadana no es una idea o una estrategia que se pueda copiar y pegar porque los territorios no son iguales, no son lo mismo. Se necesita identificar las dinámicas propias de cada uno de estos y en función de eso elaborar las estrategias.


"Entre más cultura tengamos menos infraestructura tendremos que hacer. Medellín tiene que ser ambiciosa en cultura ciudadana": Daniel Carvalho

Históricamente se había dado a entender que el comportamiento de los ciudadanos obedecía bien fuera a razones económicas o a razones coercitivas. Había en la cabeza de la gente un determinismo económico, algo así como que “la gente es mala porque es pobre”, algo que está clarísimo que no es así. No por ser pobre la gente es mala, ni por ser adinerado o estudiado, incluso, es que la gente va a ser buena. Por otro lado está ese determinismo coercitivo de que la gente se porta bien si está la policía porque tiene miedo a ser castigada.


Ambos acercamientos al comportamiento de la gente son equivocados, hay mucho más que eso. No hay realmente ninguna correlación entre homicidios y PIB del departamento, es decir, la gente no se mata o se deja de matar porque sea pobre o rica, no tiene nada que ver.


Si la gente no responde únicamente a factores económicos o a factores de presencia de la ley, hay que buscar a qué responde, hay que buscar esas razones, intereses y emociones, ya que eso es lo que se ha ido definiendo como cultura ciudadana, que es un concepto criollo que básicamente nos indica que para cambiar ciertos comportamientos debemos partir de estrategias pedagógicas que nos evitarán tener que utilizar herramientas mucho más fuertes o coercitivas en el futuro.


Tenemos unas normas morales que nos dicen qué está bien y qué está mal (que sean morales no quiere decir que tengan que ver con el concepto religioso). Hay unas normas sociales que van más a lo que los demás miran en mi y cómo el juicio o la mirada de los demás afecta mi comportamiento; y tenemos unas normas legales que son las que están escritas y que vienen de alguna manera a castigar algún comportamiento que se salga de eso. El equilibrio de estos tres mecanismos es el ideal. Mientras más riguroso sea el cumplimiento de la norma moral, menos necesidad tendremos de llegar a la norma legal.

"La cultura ciudadana debe ser una construcción colectiva y no un mensaje institucional": Daniel Carvalho

En Medellín ya se ha hablado antes de Cultura Ciudadana, de hecho desde el 2002 se hacen encuestas de esto en la ciudad.


Ha habido casos como el Urbanismo Social que si bien no era un programa de cultura ciudadana, ha tenido un gran componente de corresponsabilidad y de compromiso ciudadano.


La misma Cultura Metro , el programa “Atreverse a Pensar” de la universidad EAFIT donde se criticaba mucho la trampa y las acciones de los colectivos ciudadanos que terminan siendo campañas de la cultura ciudadana. No todo viene desde el Estado.


Pero los esfuerzos han sido dispersos, no ha habido suficiente continuidad, la visibilidad ha sido limitada y falta enfoque de cultura ciudadana en políticas públicas.


Necesitamos construir, con las personas y en los territorios, un relato de ciudad consistente, sistemático y deliberado desde la Cultura Ciudadana.


La Cultura Ciudadana no es una campaña publicitaria. El componente comunicativo es importante (más no el corazón de este tipo de políticas(.


Temas clave:


Movilidad:

  • Accidentalidad

  • Parqueo


Convivencia:

  • Riñas

  • Violencia de género


Medio Ambiente:

  • Calidad del aire

  • Espacio Público


Escenarios clave:


Estadio:

  • Laboratorio de Diversidad, Género y fútbol

  • Gestión de residuos sólidos

  • Convivencia y fútbol


Centro de la ciudad:

  • Movilidad humana

  • Calidad del aire

  • Espacio público


Conclusiones:


  • La Cultura Ciudadana no debe ser un elemento accesorio. No debe ser un «llavero» que se pegue a las diferentes políticas de la ciudad.

  • Las políticas públicas deben construirse con un enfoque de Cultura Ciudadana. Adoptarlas no implica reemplazar los enfoques predominantes, pero sí permitirá la consecución de los objetivos de manera más certera.

  • Regresar la Cultura Ciudadana a donde pertenece: ¡las calles!

  • ¡Volver a la gente! Cada territorio cuenta con dinámicas y problemáticas propias. Debemos entender las necesidades y potencialidades de cada uno de nuestros territorios.

  • Apoyar iniciativas ciudadanas.

  • El elemento comunicativo, aunque de vital importancia, no constituye una política de Cultura Ciudadana. La Cultura Ciudadana es más que una campaña publicitaria.

  • ¡Visibilidad!

Cultura ciudadana: la necesidad de un relato de ciudad. Ponencia de Daniel Carvalho, concejal de Medellín. Abril de 2017.

©2020 Comunicaciones Daniel Carvalho.