• Daniel Carvalho

La apuesta de Medellín por la economía naranja

Artistas, diseñadores, arquitectos, deportistas y gestores culturales, entre muchos otros, hacen parte de un renglón de la economía que la ciudad poco ha estudiado: la economía creativa.


En 2016, recién llegado, llevé por primera vez a debate en el recinto del Concejo de Medellín el tema de la economía creativa y su potencial para nuestra ciudad.


En este video pueden ver mis principales propuestas:

El concepto de Economía Creativa es tan amplio que es difícil delimitarlo y ese es uno de los retos. No hay que ponerse de acuerdo con todo el planeta para saber qué es la economía naranja, pero a nivel de ciudad, sí vamos a tener que llegar a un acuerdo; porque si estamos hablando de empezar a trabajar en esto, no podemos disparar para todos los lados.


Primer reto entonces: entre nosotros ponernos de acuerdo para saber qué vamos a fomentar y qué vamos a apoyar.


En Medellín tenemos bellísimos ejemplos de cómo a través de la cultura, incluso de la economía cultural, se ha logrado un desarrollo social particular.


Esto no hay que verlo únicamente en términos de desarrollo económico, sino que también genera un impacto social, es un sector que nos permite desarrollar la identidad de la ciudad.

La cultura está directamente relacionada con el desarrollo social de una comunidad, particularmente en Medellín después de esa historia trágica que vivimos a finales del siglo pasado, la cultura se destacó como una de las principales armas de resistencia civil contra la violencia.


¿Por qué es tan importante la Economía Naranja?


Es uno de los sectores que más rápido está creciendo en la economía mundial ya que genera ingresos, crea empleos e ingresos por exportaciones: 5° rubro de exportación mundial en 2012, 646.000 millones de dólares por comercio mundial de bienes y servicios creativos (2011).


Colombia es líder en Suramérica en exportación de bienes culturales, por encima de Argentina y Brasil que, aunque tienen mayor producción cultural, esta no siempre está reflejada en economía, consumo y exportación.


Si la economía creativa fuera un país, sería la cuarta economía del mundo, sería el noveno mayor exportador de bienes y servicios en general, además sería la cuarta fuerza laboral.

En el mundo solo llevamos alrededor de 15 años trabajando este término, por esto es muy difícil encontrar información que permita comparar y todavía hay una ausencia de valoración real de lo que es el proceso creativo.



Algunas características de este sector:


  • Sector económico estable

  • Participación del sector privado

  • Bajo impacto ambiental

  • Contexto urbano es ideal

  • Joven

  • Favorecida por revolución tecnológica


El “PIB creativo” en Colombia es tres veces lo que exportamos en café, casi similar a lo que es la extracción de carbón y no tan lejos de la generación distribución eléctrica que es uno de los grandes potenciales de Colombia y de Medellín.


Medellín no puede ser cafetero, no puede extraer carbón, pero sí puede meterse en la Economía Creativa.


‘Ley Naranja’


  • Propone la revisión o creación de cuentas satélites de cultura en distintas ciudades.

  • Ofrece una plataforma para consolidar políticas públicas que determinen el alcance, impacto y beneficios de la economía creativa en el país.

  • Gobierno Nacional y otros actores formularán una política integral de la economía creativa (Política Naranja).


Bogotá en Colombia es líder en esto, ya que empezó en el 2001 con el tema “Bogotá Emprende” a hacer énfasis y desde entonces se ha posicionado y mantenido. No nos podemos quedar atrás.


¿Y Medellín?


  • Segunda ciudad con mayor inversión per cápita en cultura

  • Mayor inversión en recreación y deporte en el país

  • Medellín Vive la Música

  • Posicionamiento en ranking ICA

  • Circulart

Economía Creativa en Medellín: ponencia del concejal Daniel Carvalho en el Concejo de Medellín. Julio 2016.

©2020 Comunicaciones Daniel Carvalho.