• Daniel Carvalho

💧 Alto de San Miguel: el origen de nuestro río Medellín

Actualizado: jun 13

  • El Refugio de Vida Silvestre Alto de San Miguel, al sur del área metropolitana y donde se conforma nuestro Río Medellín/Aburrá, hoy enfrenta problemas importantes.

  • Cuidar e invertir más en este territorio es clave para una #MedellínSostenible.


Ponencia completa de Daniel Carvalho en el Concejo de Medellín sobre el Alto de San Miguel


El Paraíso del Aburrá


A menos de 30 kilómetros del del centro de Medellín tenemos uno de los principales tesoros ambientales de Colombia: El Refugio de Vida Silvestre Alto de San Miguel.


Allí se conforma “nace” el río Medellín/Aburrá cuando se juntan las siguientes quebradas: La Vieja, La Moladora, El Tesoro y Santa Isabel.


Su topografía montañosa, que va de los 1.850 a los 3.050 m.s.n.m., permite la proliferación de diversas formas de vida.


Las especies avistadas en ese ecosistema representan el 16% de la biodiversidad reportada para Colombia.


alto de san miguel biodiversidad
El Alto de San Miguel conserva el 16% de toda la biodiversidad de Colombia.

Es fuente de servicios ecosistémicos como absorción de CO2, regulación climática e hídrica, generación de oxígeno, entre otros. Además su ecosistema ayuda la adaptación y mitigación a la crisis climática.


Los terrenos adquiridos por el Municipio eran potreros y hoy gracias a la regeneración natural y al trabajo colectivo es un hermoso y biodiverso bosque.


Todas estas especies han sido encontradas porque hay un proceso de investigación científica, no es únicamente que sea bonito, es que realmente se estudia la biodiversidad a partir de un lugar tan importante como este.


En el Alto de San Miguel se ha dado un verdadero diálogo de saberes impactando positivamente la ciencia y nuestra biodiversidad. La relación entre la gestión pública y el conocimiento comunitario y científico ha sido clave para ello.



Problemáticas de la zona: ¿Quién protege a San Miguel?


Zona de reserva


  • Expansión de la frontera agropecuaria.

  • Incendios forestales.

  • Actividades turísticas irresponsables. Es fundamental que los ciudadanos nos apropiemos de los valores ambientales de este tipo de zona. La utilización de estos lugares tiene que ser responsable y no lo está siendo.

  • Ausencia de Corantioquia en el control y el cumplimiento del PMA.



Zona de amortiguación


  • Exceso de la capacidad de carga. En fines de semana excede de 100 a 1000% su capacidad.

  • Inadecuada disposición de los residuos asociadas a las actividades turísticas.

  • Contaminación del agua debido al lavado de vehículos a orillas de la quebrada.

  • Daños a material vegetal para realizar fogatas.

  • Extracción de especies botánicas para usos ornamentales (orquídeas, helechos, bromelias).

  • Ausencia de control de las autoridades ambientales.

  • Tenemos una extracción artesanal de material de río, que está bien, pero también una extracción a mayor escala, entonces meten volquetas para sacar material.


Tenemos el paraíso terrenal y estamos acabando con él por falta de cultura y de control e interés de las entidades responsables de nuestra reserva ambiental más valiosa.


6 hitos de lo que ha sido la historia reciente del Alto de San Miguel


En el año 2008 se define entre el municipio de Caldas, el municipio de Medellín y la comunidad de la Vereda la Clara, que habrá una administración conjunta con los guardabosques que a la vez son guías turísticos y educadores ambientales que pertenecen a la comunidad.


En el año 2016 Corantioquia declara la Reserva Forestal Protectora Regional Alto de San Miguel, unas 1.700 hectáreas de las cuales el 60% pertenecen al municipio de Medellín.


Y en el 2018 Corantioquia expide el Plan de Manejo Ambiental que determina todas las acciones y los responsables de las acciones que deben ejecutarse para darle al Alto de San Miguel el trato que merece.


Sin embargo, después de estos hitos importantes de Corantioquia, la gobernanza y el interés por el Alto de San Miguel están brillando por su ausencia.


Igualmente hay que decir que el municipio de Medellín invierte cada año unos 400/500 millones de pesos, pero ha habido un cierto abandono por parte de algunas instituciones.



Plan de Manejo Ambiental


La Reserva Forestal Protectora Regional del Alto de San Miguel fue declarada por

Corantioquia mediante el Acuerdo No. 476 de 2016 y el PMA en el 2018.


Corantioquia no ha iniciado la ejecución de ningún proyecto estipulado en el

PMA.


El PMA creó un Comité Coordinador (lo que antes se llamaba Comité

Interinstitucional), en donde se planean y generan la toma de decisiones concertadas

para la ejecución y seguimiento del PMA. Está conformado por:


  • Corantioquia (Secretaría Técnica)

  • Gobernación de Antioquia

  • Alcaldía de Medellín

  • Alcaldía de Caldas

  • JAC

  • Mesa Ambiental


Desde su creación, en el 2018, este Comité no se ha reunido ni una sola vez.


Tenemos un problema de falta de presupuesto dada por la falta de voluntad política y administrativa de otras entidades como la Gobernación de Antioquia, Corantioquia, Alcaldía de Caldas y el Área Metropolitana, que también tendrían que estar allá dándole amor a un territorio de suma importancia para la región.


Si queremos darle el valor que tiene y merece el Alto de San Miguel todas estas entidades tienen que empezar a trabajar de la mano.


Propuestas


  1. La más importante e inmediata: empezar con el cumplimiento al PMA.

  2. Citar lo más rápido posible al Comité Coordinador.

  3. Fortalecer el equipo de promotores ambientales del Alto de San Miguel.

  4. Hacer una infraestructura liviana para la realización de un turismo de naturaleza responsable.

  5. Buscar formulas novedosas para hacer uso de los recursos de Ley 99 (artículo 111) para la compra total de la Reserva Forestal Protectora Regional del Alto de San Miguel (faltan 808 hectáreas).


Finalmente los invito a que vayan al Alto de San Miguel para que vean la belleza, lo impactante que es tanta biodiversidad a unos kilómetros de nuestras casas.



Presentación completa de la ponencia de Daniel Carvalho en el Concejo de Medellín sobre el Alto de San Miguel:


El río Medellín, como la ciudad misma, no nace, sino que se conforma permanentemente con el aporte de varios afluentes. A Medellín no la hace un alcalde, ni los concejales, ni los empresarios; la hacemos todos. Es importante recordar esta idea tiempos donde algunos insisten en despreciar la historia de la ciudad y la forma en que crecimos.


Una metáfora para recordar lo que somos.



66 vistas0 comentarios